¿Es necesaria una reforma del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas?

Autor: Rubén Ruiz Calleja

Mis primeras palabras en este blog sobre diplomacia y relaciones internacionales las quisiera dedicar a la Organización Internacional por antonomasia, la Organización de las Naciones Unidas. La razón es sencilla. La presencia de la gran mayoría de los países del mundo en esta organización facilita la cooperación en un gran número de ámbitos y es una clara apuesta por el multilateralismo, por la diplomacia, y por el acercamiento a lo que podríamos llamar una mayor “gobernanza mundial”. 

Naciones Unidas

¿Quién gobierna el mundo? Esta sencilla pregunta parece fácil de responder, pero sin embargo, es objeto de estudio de analistas de las relaciones internacionales de todo el mundo y no existe sólo una respuesta. La sociedad internacional se compone de Estados, el actor internacional con soberanía en nuestro actual sistema internacional. Atendiendo a la definición de soberanía, cada Estado gobierna sobre su territorio sin intromisión externa. Si esto ocurriera, se estaría violando el principio de integridad territorial de un Estado. Muchos analistas piensan que la anarquía, entendida como ausencia de poder, es una característica del sistema internacional, puesto que cada Estado es independiente y no hay un poder superior al que atenerse. Sin embargo, el nacimiento de organizaciones internacionales, como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha significado el intento de ordenar un mundo de por sí desordenado.

Prácticamente la totalidad de los Estados del mundo son miembros de la ONU, y entre todos se trabaja por mantener la paz y la seguridad en el mundo, por el desarrollo económico y social, por la protección de los derechos humanos y de los asuntos humanitarios, así como por la no violación del derecho internacional.

Entonces, ¿por qué en algunos conflictos esta organización se mantiene al margen? La ONU es una organización de cooperación entre Estados, puesto que la componen los Estados, por tanto, no tiene poder por sí misma. La ONU es eficaz en muchísimos ámbitos pero lo podría ser más. El Consejo de Seguridad toma decisiones obligatorias para los Estados a los que se dirigen. Sin embargo, hemos visto numerosas veces cómo los Estados miembros permanentes del Consejo, Estados Unidos, China, Rusia, Reino Unido y Francia, vetan la toma de una decisión. Esto suele ocurrir en el Consejo cuando se quiere tomar una decisión en contra de un Estado aliado, bajo su influencia o porque va en contra de los intereses de un miembro permanente. Hemos presenciado este hecho, por ejemplo, en el veto de Francia y Rusia en 2003 a la iniciativa norteamericana para legitimar la intervención en Irak; o el veto en 2008 de Rusia en el marco del conflicto del Cáucaso para que no se adopte ningún acuerdo que defendería la integridad territorial de Georgia; o el continuo veto de Estados Unidos con el fin de que no se tome ninguna decisión contra Israel.

Consejo de Seguridad de Naciones Unidas

En conclusión, el sistema de adopción de decisiones necesita urgentemente una reforma para que aumente la eficacia y la democracia de la ONU. El sistema de los 5 miembros permanentes con derecho de veto debe modificarse. La hegemonía de las 5 potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial no representa la situación del mundo actual. El problema que se plantea es cómo modificar un asunto de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad cuando estos mismos Estados tienen el derecho a que no se modifique nada mediante el veto. No debemos olvidar que la Unión Europea, en el marco de un Consejo de Seguridad reformado, debería hablar con una sola voz y contar con una única representación común, actuando como el actor global que es.  La reforma del Consejo de Seguridad es una cuestión que debe ser estudiada profundamente y se tiene que llegar a una solución si queremos que la organización internacional por excelencia sea realmente eficaz y pueda seguir avanzando ambiciosamente en la solución de conflictos y en favor de la paz y los derechos humanos.

Anuncios

Acerca de Rubén Ruiz Calleja

Alumnus of the College of Europe (Natolin) - Marie Skłodowska- Curie Promotion 2011-2012.
Esta entrada fue publicada en Internacional. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s