Inestabilidad en Pakistán

Autor: Rubén Ruiz Calleja

Si la comunidad internacional temía por la poca estabilidad política y económica, y por la inseguridad en Pakistán, esta realidad se ha acentuado estos días con la retirada de uno de los partidos de la coalición del gobierno, y con el asesinato de Salman Taseer, gobernador del Punjab, la provincia más poblada del país, tratándose del atentado más destacado a un político desde el cometido contra la ex primera ministra Benazir Bhutto en diciembre de 2007.

Manifestación de islamistas en Pakistán

El gobernador estaba en el punto de mira de los islamistas, entre otras cosas, por sus críticas a la ley sobre blasfemia, que permite la condena a muerte. El principal partido de la oposición ha declarado que no apoyaría una posible moción de censura contra el gobierno, por lo que, de momento, el primer ministro, Yusuf Raza Gilani, podrá gobernar en minoría. Sin embargo, son los islamistas los que salen beneficiados de esta inestabilidad política, puesto que es probable que se debilite la lucha antiterrorista y ganen poder los islamistas de las provincias de la Frontera del Noroeste y de las Áreas Tribales, ambas limítrofes con Afganistán, donde han encontrado refugio muchos de los extremistas que luchan en ese país. Es la comunidad internacional la que debe ayudar a fortalecer el poder del gobierno pakistaní, en un país donde el ejército y los servicios de inteligencia gozan de gran poder y actúan al margen del gobierno, y muchas veces en su contra.

Taliban

Por ello, la solución de la guerra de Afganistán atañe desde hace tiempo a Pakistán. Islamabad debe dejar clara su política antiterrorista, cooperando con la coalición internacional para eliminar los santuarios de los talibán. Permitir, como ha hecho Pakistán, la implantación de la sharia en las zonas tribales de la frontera con Afganistán debido al incremento de la insurgencia talibán, no hace más que incentivar el poder de éstos, fortaleciéndose más e intentando en un futuro dar pasos más ambiciosos con el fin de llegar al poder en Islamabad. Esto, afortunadamente, no parece factible a corto plazo, pues tendría consecuencias nefastas para la comunidad internacional, debido al riesgo que supondría el control de una potencia nuclear por parte de terroristas. Como dijo Benazir Bhutto, “que una inmensa nación musulmana caiga en el caos es peligroso; que la única nación musulmana con poder nuclear caiga en el caos es catastrófico”.

Acerca de Rubén Ruiz Calleja

Alumnus of the College of Europe (Natolin) - Marie Skłodowska- Curie Promotion 2011-2012.
Esta entrada fue publicada en Islam y mundo árabe. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s