Camino de la integración en Iberoamérica

Autor: Rubén Ruiz Calleja

Iberoamérica, durante los 200 años tras sus independencias, ha planteado iniciativas de cooperación y de integración, desde los primeros intentos de Simón Bolívar de consolidar la Gran Colombia como confederación política, hasta propuestas de integración política y económica que se plantean en la actualidad.

Ante el nuevo orden internacional multipolar en el que ya nos encontramos, donde no son sólo los Estados, de forma individual, los actores internacionales en la escena mundial, sino también las regiones o los conjuntos de Estados, es la Unión Europea la que se puede considerar hoy como el primer modelo de “Estado postmoderno”. Ninguna organización internacional había llegado, hasta ahora, a cotas de poder supranacional como las que goza la Unión Europea, tanto a nivel político como económico. El siglo XX fue escenario de dos guerras mundiales que dividieron profundamente a los pueblos europeos. Sin embargo, tales tragedias hicieron ver a los europeos que el futuro de Europa debía pasar por la cooperación y por su integración, en un principio económica y, posteriormente, también política. Los europeos nos hemos dado cuenta de que para hacer frente a los desafíos globales, no basta con soluciones nacionales, sino que deben afrontarse de manera conjunta.

Cumbre Iberoamericana

En el continente americano, a pesar del gran número de cumbres que tienen lugar debido a las numerosas organizaciones que existen (136 cumbres presidenciales en los últimos 24 años), los países latinoamericanos no han llegado a conseguir un poder supranacional en el que todos se vean igualmente representados. Iberoamérica cuenta con una gran ventaja para conseguir una mayor integración: un idioma común mayoritario (dos, si añadimos a Brasil). La Unión Europea no cuenta con esta ventaja y hoy son 23 las lenguas oficiales. A pesar de que Iberoamérica cuenta con una cultura homogénea y de que la democracia prevalece en la región, suelen surgir problemas institucionales y de gobernabilidad, además de que los niveles de comercio intrarregional son muy bajos (menos del 20%). Para países como Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay, cuenta más el peso regional en el comercio; la diversificación es mayor en el caso de Estados como Brasil, Chile y Perú; y para México, América Central y el Caribe, es Estados Unidos su principal socio. La falta de motivación para una mayor unión y la incorporación de ideología en las organizaciones hacen que Iberoamérica no cuente con una estrategia común ni hable con una voz común en la escena global.

El gran número de iniciativas de integración que existen en Iberoamérica hace precisamente que ninguna tenga el éxito esperado. Organizaciones como MERCOSUR, Comunidad Andina (CAN), CARICOM, la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA), ALBA, Unasur, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), la Organización de los Estados Americanos (OEA), o la recién creada Alianza del Pacífico, están formadas por países distintos y con objetivos diferentes, lo cual hace difícil avanzar hacia una integración, no sólo en la misma organización, sino también entre todos los Estados iberoamericanos.

Iberoamérica

En el camino hacia la integración de Iberoamérica, no se trata de luchar por ver qué país asumirá el liderazgo de la eventual organización. Tales ambiciones sólo causarán el fracaso del proceso de integración. El eje franco-alemán ha sido el motor de la Unión Europea, funcionando de líder conjunto del proceso de construcción europea. En Iberoamérica, Estados como México, Brasil o, incluso, Argentina, deberían intentar formar un frente común y asumir un liderazgo conjunto, fuera de recelos por el poder otros y la lucha por la influencia de su propio país. Se puede percibir que México y Brasil cuentan con objetivos diferentes, lo cual dificulta este proceso de coliderazgo. El 80% de las exportaciones mexicanas van a Estados Unidos, mientras sólo el 3% se dirigen al restode Latinoamérica. Además, Brasil ve con recelos los intentos de México de protagonismo en Sudamérica, por ejemplo, mediante su participación en la CELAC. Por otra parte, México no ve con buenos ojos el hecho de que Brasil se convierta en líder en Sudamérica, mediante iniciativas como Unasur.

El éxito de la integración iberoamericana no pasa por formar alianzas subregionales, teñidas muchas de ellas de una determinada ideología y que sólo engloban a un limitado número de Estados iberoamericanos, excluyendo al resto, sino que debe reunir a todos si el objetivo es conseguir una voz común de los pueblos de toda Iberoamérica.

España es un país que hace de puente entre los demás miembros de la Unión Europea e Iberoamérica y es de gran utilidad para seguir trabajando a favor de la consolidación de las democracias en el continente americano, y de su desarrollo económico y social. A España y a Iberoamérica nos unen muchas más cosas que el idioma. Compartimos fuertes lazos históricos, sociales, culturales y económicos, además de valores y principios democráticos y un compromiso en favor de la paz, de los derechos humanos y del multilateralismo. De ahí y de la experiencia española en la UE surge el deseo de España de que Iberoamérica camine hacia una mayor integración.

Acerca de Rubén Ruiz Calleja

Alumnus of the College of Europe (Natolin) - Marie Skłodowska- Curie Promotion 2011-2012.
Esta entrada fue publicada en América. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Camino de la integración en Iberoamérica

  1. pedro dijo:

    España no es ningún puente de Sudamérica en Europa, porque sus ciudadanos no votan ni pagan a sus políticos europeos para eso. Ya hay una comisión exterior de la unión europea y los dirigentes de esos países, que están para eso. estamos hartos de sudamerica.que no tiene nada que ver con nosotros, excepto por ser plaza común de la misma corrupta y oligopolistica elite bancaria. precisamente, estas uniones contrarias, con sudamerica y con europa, son las que nos llevan a la ruina a los españoles. políticos y elite bancaria corrupta, respetad al pueblo soberano español y a su democracia. España quiere integrarse en Europa como uno mas, que es lo que hemos votado todos. Ni puentes, ni integración con una veintena de países subtropicales en vías de desarrollo con los que no tenemos nada que ver. NO A IBEROLANDIA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s