Siglo XIX: Origen de la Primavera Árabe

Autor: Rubén Ruiz Calleja

Hace un año se produjo un acontecimiento que dio comienzo a una serie de protestas en el mundo árabe: el suicidio de Mohammed Bouazizi, un vendedor ambulante tunecino que, ante ninguna perspectiva de futuro, eligió el camino de la muerte como protesta contra el régimen. A lo largo de este año, se ha hablado, escrito y analizado mucho acerca de la nueva era en la que se ha embarcado el mundo árabe. Sin embargo y, aunque lentamente, este proceso no acaba de comenzar, sino que, simplemente, se ha reanudado, encontrando sus orígenes en el siglo XIX.

El mundo árabe se está embarcando de nuevo en la actualidad en un viaje reformista tan antiguo comola Ilustración europea. Los acontecimientos que están teniendo lugar durante el año 2011, y que continúan, tienen sus raíces en el siglo XIX. Los reformistas árabes han discutido las ventajas de un gobierno constitucional desde 1830 y han intentado limitar el absolutismo con asambleas electas desde 1860. Ya en el siglo XIX, Egipto y Túnez fueron los que lideraron la agenda reformista en el mundo árabe. Siguiendo los ejemplos de Egipto y Túnez, los movimientos liberales a favor de una reforma política emergieron en Oriente Medio: revoluciones constitucionales en Irán en 1906 y en el Imperio Otomano en 1908.

Un intelectual egipcio llamado Rifa’a Rafi’al Tahtawi fue quien inició el debate del constitucionalismo en el mundo árabe a comienzos del siglo XIX. Su contribución más sustancial a la reforma política fue su análisis del gobierno constitucional, teniendo en cuenta los conocimientos que había adquirido en Francia sobre el progreso francés. Al-Tahtawi confesó que la mayoría de los principios de la constitución francesa “no podían encontrarse ni en el Corán ni en la sunna (prácticas del Profeta)”, representando esto un conjunto de ideas insólitas para la tradición islámica.

En 1860 y en 1891 hubo dos falsos intentos de gobiernos constitucionales en Egipto y Túnez, respectivamente. Túnez declaró la bancarrota en 1869 y Egipto en 1876. Para El Cairo, esto marcó la primera implicación del ejército en los asuntos políticos. Son evidentes los paralelismos con 2011: un movimiento popular se opuso a un gobernante autocrático que no había conseguido cumplir con las necesidades de su población. Tras intentos de reforma, Francia tomó Túnez en 1881 y Reino Unido se hizo con Egipto un año después. La ocupación británica de Egipto puso fin a los movimientos reformistas-constitucionales.

Ya en el siglo XX, un grupo de reformistas iraníes comenzó a movilizarse en las mezquitas y a pedir el estado de derecho en su propio país. La dinastía Qajar intentó mantener el absolutismo, pero a finales de 1906 el sha capituló ante la presión popular y firmó una nueva constitución que establecía un poder judicial y legislativo independiente, que permaneció hasta 1920, cuando Reza Shah Pahlavi restableció un derecho arbitrario en Irán. La revolución de 1979 tan sólo llevó a una era de derecho clerical opresivo. Sin embargo, la tradición de un pasado democrático permanece.

Las reformas en Turquía han sido las más exitosas y se espera que muchos miren ahora a Ankara como modelo para el mundo árabe. El Sultán Adulhamid II (en el poder de1876 a1909) introdujo una constitución y supervisó las elecciones parlamentarias en los primeros meses de su reinado, sólo para eliminar el parlamento en febrero de 1877 cuando comenzó a criticar las acciones del gobierno respecto de una desastrosa guerra con Rusia. En 1908, el grupo reformista de los “Jóvenes Turcos” forzaron al sultán a restaurar la vida constitucional y parlamentaria en el Imperio Otomano. Sin embargo, a pesar del éxito de éstos, el Imperio Otomano colapsó tras su derrota en la Primera Guerra Mundial, pero la vida parlamentaria y el gobierno constitucional se preservaron durante la República posterior.

Egipto nunca ha podido consolidar sus deseos de democracia tal y como lo han hecho los turcos, a pesar de que es el país que logró el grado más alto de democracia multipartidista en la historia moderna del mundo árabe.

Varios factores han contribuido a hacer de 2011 un año revolucionario en el mundo árabe. Durante las últimas dos décadas, el nivel de vida en los estados árabes no petrolíferos ha caído de forma precipitada. Tan sólo el África subsahariana cuenta con un índice de desarrollo humano peor. La corrupción, la falta de empleos, sobre todo para los jóvenes, y el abuso de poder, han incrementado el sentimiento de cambio.

Los acontecimientos de 2011 dejan ver una nueva y potente forma de arabismo. Está claro que lo que sucede en parte del mundo árabe tiene una increíble influencia a lo largo de la región. Están conectados por una lengua y una historia comunes, y los ciudadanos de estados árabes se inspiran en los métodos y objetivos de los demás. Además, una importante parte de su historia corresponde a las luchas para poner fin al absolutismo, reanudadas en 2011 con una fuerza que aparta el mito de que los árabes o, en general, los musulmanes, no son, de alguna forma, compatibles con los valores democráticos.

——————————————————————————————-

Referencia:

Rogan, E., The Arab Wave, en “The National Interest”, mayo/junio 2011.



Anuncios

Acerca de Rubén Ruiz Calleja

Alumnus of the College of Europe (Natolin) - Marie Skłodowska- Curie Promotion 2011-2012.
Esta entrada fue publicada en Islam y mundo árabe. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s