¿Reforma de la Estrategia Europea de Seguridad?

Autor: Rubén Ruiz Calleja

“Una Europa segura en un mundo mejor”. De esta manera se tituló la primera y, hasta ahora, la única Estrategia Europea de Seguridad (EES) que nos une a todos los Estados de la Unión Europea, un documento estratégico que supuso una respuesta a la Estrategia de Seguridad Nacional (NSS) de Estados Unidos, adoptada en 2002, para acercar más Bruselas y Washington, y para dejar claro el compromiso por la seguridad por parte de los europeos y, así, hacer ver que la Unión Europea tiene vocación de ser un actor global. Sin embargo, una estrategia de seguridad no es para siempre, y necesita ser reformada después de determinado tiempo. Este documento estratégico europeo comienza afirmando que “Europa no ha sido nunca tan próspera, tan segura ni tan libre”[1]. Sin embargo, apenas tres meses después, el 11 de marzo de 2004, España sufrió el peor atentado terrorista de su historia.

Estados Unidos, durante la última década, ha adoptado tres estrategias de seguridad: en 2002 y 2006 durante la Administración Bush, y en 2010 con la Administración Obama. En un mundo en permanente cambio, una estrategia de seguridad debe ser actualizada regularmente. En el momento de su redacción, no sólo hay que tener en cuenta los riesgos y amenazas actuales, sino que, sobre todo, hay que prever cuáles serán los desafíos de los próximos años para poder anticiparnos a ellos.

EU NAVFOR Somalia - Operación ATALANTA: lucha contra la piratería y contra el robo a mano armada / Consejo de la Unión Europea

EU NAVFOR Somalia – Operación ATALANTA: lucha contra la piratería y contra el robo a mano armada / Consejo de la Unión Europea

La Unión Europea, al mismo tiempo que la EES, en 2003, complementó este documento estratégico mediante la adopción de la Estrategia contra la proliferación de armas de destrucción masiva y, en 2005, con la Estrategia para la lucha contra el terrorismo; la Estrategia de la UE contra la acumulación y el tráfico ilícitos de armas pequeñas y ligeras y de sus municiones; y la Estrategia para la dimensión externa de los asuntos de justicia e interior. En 2008, Javier Solana, como Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC), presentó el Informe sobre la aplicación de la EES con el fin de evaluar cómo esta estrategia ha venido funcionando en la práctica durante los primeros cinco años y cómo podría mejorarse. Finalmente, en 2010 se adoptó el Proyecto de Estrategia de Seguridad Interior de la Unión Europea con el fin de presentar y desarrollar los instrumentos que deben garantizar la seguridad y la libertad de los europeos, así como para reforzar la cooperación en materia policial, judicial, de control de fronteras y protección civil.

La Unión Europea, como actor multilateral, cuenta con dificultades añadidas para adoptar tales estrategias o para reformarlas si la comparamos con Estados Unidos. La diferencia de intereses entre los Estados miembros hace que los procesos de discusión y de toma de decisiones no sean tan ágiles como en un Estado. Además, en el marco de la seguridad, el uso de la fuerza es competencia exclusiva de los Estados miembros. Por tanto, en la UE, en materia de seguridad y defensa, como es una posible reforma de la EES, se requiere el acuerdo de todos los Estados miembros, lo cual presenta el riesgo, debido al posible desacuerdo en temas concretos, de quedarse en una mera declaración de principios, pero sin profundizar y careciendo de cierta ambición.

La Unión Europea debe tener claro cuáles son sus socios estratégicos. La EES describe la relación trasatlántica como “insustituible”. Además, hace especial alusión a Rusia como país con el que se deberían estrechar las relaciones, y menciona a Japón, China, Canadá e India como Estados con los que desarrollar asociaciones estratégicas. En cambio, la NSS de 2010 presenta un análisis detallado de cuáles son sus aliados y socios estratégicos, así como las organizaciones internacionales que suponen un interés para Estados Unidos. La UE necesita actualizar la lista de sus socios estratégicos añadiendo algunas de las potencias emergentes que ya han llegado a la cima y que seguirán teniendo mucho que decir en la escena internacional de los próximos años y décadas. Por tanto, estableciendo cuáles son sus socios estratégicos, basándose en los datos actuales y tendencias de estos países (políticas, económicas, sociales, demográficas, culturales, etc.), sabremos en qué aspectos podemos reforzar nuestras relaciones y cooperar con éstos.

Del mismo modo, es importante que la EES incluya las zonas geoestratégicas de la UE para garantizar sus intereses de seguridad. La relación transatlántica, Rusia y el Norte de África y Oriente Medio son fundamentales para la seguridad europea. La situación geográfica de Europa hace que ésta cuente con más dificultades que Estados Unidos para garantizar su seguridad. La condición marítima de Estados Unidos, y con dos Estados vecinos, Canadá y México, políticamente estables y que tan sólo presenta problemas para EEUU su frontera sur debido al crimen organizado, hace que EEUU no cuente con el mismo nivel que Europa en cuanto a amenazas y riesgos para la seguridad. En la vecindad europea existen Estados que no son políticamente estables y donde los gobiernos no controlan la totalidad de su territorio, por lo que suponen un riesgo y una posible amenaza en el futuro para la seguridad europea, como es el caso del Sahel.

Como afirmó Javier Solana, la UE debía contar con “un mínimo de instrumentos y capacidades, a la vez civiles y militares, (…) e insertar estos instrumentos militares en un concepto estratégico global, una especie de filosofía general de la acción de la Unión en el mundo”[2]. Con estas palabras describe el mérito que ha supuesto la Estrategia Europea de Seguridad. Por tanto, para mantener a la Unión Europea como un actor global, mostrando sus principios, sus valores y, sobre todo, su credibilidad para responder ante nuestros desafíos, debemos mantener actualizada una Estrategia que supone un documento estratégico fundamental para garantizar la seguridad en Europa. Unidos es la mejor manera de afrontar los riesgos y las amenazas del presente y del futuro y, para ello, no debemos dejar de lado la ambición en la seguridad y la defensa de todos los europeos.

——————————————————————————————-

Referencias:

[1] UNIÓN EUROPEA, Estrategia Europea de Seguridad. Una Europa segura en un mundo mejor. Diciembre 2003, Bruselas (Bélgica).

[2] GNESOTTO, N. (Ed), SOLANA, J. (Pról.), Política de Seguridad y Defensa de la Unión Europea. Los cinco primeros años (1999-2004), “EU Institute for Security Studies”, 2004, París (Francia).

ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICANational Security Strategy, May 2010, USA.

UNIÓN EUROPEAEstrategia contra la proliferación de armas de destrucción masiva, diciembre 2003, Bruselas (Bélgica).

UNIÓN EUROPEA. Estrategia de Seguridad Interior de la Unión Europea, febrero 2010, Bruselas (Bélgica).

UNIÓN EUROPEA, Informe sobre la aplicación de la EES, diciembre 2008, Bruselas (Bélgica).

Acerca de Rubén Ruiz Calleja

Alumnus of the College of Europe (Natolin) - Marie Skłodowska- Curie Promotion 2011-2012.
Esta entrada fue publicada en Seguridad y Defensa, Unión Europea. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s