¿Afectará el resultado de las Presidenciales de 2012 en EEUU a las prioridades de Washington en política exterior?

Autor: Rubén Ruiz Calleja

El mundo está cambiando rápidamente. Los cambios de poder en la escena internacional nunca se habían producido tan rápido. Hasta 1989, durante la Guerra Fría, el mundo era bipolar. Estados Unidos y la Unión Soviética eran las potencias más importantes en el mundo. Sin embargo, tras la caída del Muro de Berlín y debido a la desintegración de la Unión Soviética, EEUU se convirtió en el Hegemon. No existía, por tanto, ningún estado que pudiera hacer sombra a la hegemonía estadounidense. No obstante, durante los últimos años, algunos países están ganando importancia e influencia en el escenario internacional, haciendo de éste un mundo multipolar. A pesar del desarrollo económico de los llamados BRIC (Brasil, Rusia, India y China), entre otros, Estados Unidos continuará siendo durante décadas el país más poderoso del mundo, pero no en los mismos términos en los que lo fue inmediatamente después de 1989. En la actualidad, en un mundo global, Estados Unidos necesitará colaborar con otros países y con organizaciones internacionales para hacer frente a los desafíos comunes. En un mundo globalizado, sólo mediante respuestas conjuntas podremos enfrentarnos a los retos comunes.

Monte Rushmore – Washington, Jefferson, Roosevelt, Lincoln

La política exterior siempre ha sido un pilar fundamental en la política estadounidense. Sin embargo, el desarrollo de una política exterior también depende, igualmente, de una política de seguridad y defensa. La seguridad y la defensa son aspectos clave para la adopción de una política exterior. La Estrategia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (NSS) está relacionada directamente con las prioridades del Gobierno en política exterior. Las tres NSS de EEUU adoptadas durante la pasada década (en 2002, 2006 y 2010) expresan la primacía de Estados Unidos y sus valores por todo el mundo sin límites geográficos y la promoción del liberalismo político y económico. Algunos consideran la NSS de 2010 un documento estratégico en el que se ha visto disminuida la ambición que tenía EEUU en materia de seguridad y, por tanto, una pérdida de liderazgo de EEUU en el mundo. A pesar de ello, también puede considerarse, del mismo modo, una Estrategia pragmática, un documento estratégico que refleja la realidad internacional en la que nos estamos adentrando: un mundo multipolar. La NSS de 2010 deja de lado, en cierta medida, el unilateralismo de las NSS de 2002 y 2006, para dar pasos hacia un mayor multilateralismo. Por tanto, puede interpretarse que EEUU, con la última NSS, ve necesario un avance hacia tal realidad multipolar y una intensificación del diálogo con diferentes potencias y con organizaciones internacionales.

En Estados Unidos siempre existe una continuidad en su política exterior. Podemos percibir diferente retórica cuando los Republicanos y los Demócratas tratan asuntos de política exterior pero, en realidad, cuando llegan al poder, el pragmatismo es la premisa a seguir. Podríamos afirmar que no son el Gobierno y el Congreso estadounidenses quienes definen la política exterior de EEUU, sino los intereses nacionales del país. La política exterior de EEUU es utilizada para mantener la seguridad, la estabilidad y la prosperidad en los asuntos internos, por ejemplo, en la política energética. En este caso, la Realpolitik es el principio más importante en el que basarse para adoptar acuerdos con países que, aunque no comparten valores ni principios similares a los estadounidenses o, en general, occidentales, son necesarios para la supervivencia de la economía del país.

Las prioridades de EEUU en política exterior nunca cambian de manera significativa. Durante las campañas electorales podemos distinguir ciertas diferencias en las actitudes de los candidatos. Los Republicanos suelen tener una tendencia más unilateral de cara a los asuntos exteriores, mientras que los Demócratas, a priori, apuestan de forma más decidida por el multilateralismo. Sin embargo, cuando llegan al poder, ambos partidos políticos adoptan una posición unilateral que siempre ha caracterizado la posición estadounidense en los asuntos internacionales. Podríamos hacer un paralelismo con las políticas británicas relativas a la Unión Europea. Los dos principales partidos, el Conservador y el Laborista, adoptan una dura posición frente a las políticas europeas cuando están en la oposición, pero una vez ganadas las elecciones, el pragmatismo es la línea que, en la mayoría de los casos, se sigue desde Downing Street.

Los estadounidenses quieren que la Casa Blanca garantice la protección de los intereses de todos los ciudadanos. Prosperidad, optimismo, esperanza, libertad… son términos que describen lo que los estadounidenses piensan acerca de sus vidas, sobre la forma de entender el estado en el que viven y sobre los sueños que persiguen. Las prioridades de la política exterior de EEUU se basan en estos principios y ni los Republicanos ni los Demócratas los cambiarán.

La Casa Blanca (Washington)

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, la política exterior estadounidense tiene como principal objetivo mantener la hegemonía de EEUU en el mundo. Esta prioridad no ha cambiado. EEUU sabe que Washington debe dar pasos hacia el multilateralismo, puesto que el mundo en el siglo XXI es multipolar. EEUU necesitará diálogo con otras potencias con el fin de luchar de forma más eficaz frente a los riesgos y las amenazas comunes que nos afectan a todos. Sin embargo, durante las últimas décadas, Estados Unidos nunca ha dudado en usar la fuerza para defender sus intereses allí donde se encuentren: durante la Guerra Fría para mantener su influencia en el mayor número de estados posible, como igualmente hacía la Unión Soviética, y más tarde, para proteger los intereses de Estados Unidos y los de sus aliados. Tras la Guerra Fría, EEUU, sin distinción entre tendencias políticas, no dudó en intervenir en distintos puntos del mundo para mantener la estabilidad en países que suponen un interés para EEUU, en particular, en materia de seguridad y por razones económicas o, en concreto, energéticas. Las guerras en la antigua Yugoslavia, Irak y Afganistán son prueba de ello.

Las relaciones de EEUU con las mayores potencias no cambiarán tras las elecciones presidenciales de 2012. La Casa Blanca siempre mantendrá el eje transatlántico a alto nivel. EEUU y la UE comparten principios, valores y deseos conjuntos de paz y seguridad en distintas partes del mundo. Además, Demócratas y Republicanos saben que necesitan mantener el diálogo con Rusia y China acerca de importantes asuntos que son de preocupación internacional. Ambos países son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, y EEUU necesita su apoyo para adoptar resoluciones que apoyen los intereses globales. Durante la actual Administración, las posiciones de la Casa Blanca acerca de Israel e Irán no han cambiado de forma significativa en comparación con el último gobierno. Tras las elecciones de 2012, ni se deteriorarán las excelentes relaciones que Washington mantiene con Tel Aviv, ni EEUU dudará en utilizar la fuerza contra Irán si Washington ve en este régimen una amenaza para los intereses estadounidenses.

Hoy en día es Asia el pivote geopolítico del mundo. Es en el Océano Índico donde gran parte de los intereses de EEUU están en juego. Es en este continente, así como también en África e Iberoamérica, donde están emergiendo política y económicamente una serie de estados que tendrán mucho que decir en un futuro próximo en la escena internacional. La próxima Administración estadounidense deberá tener claro que Washington necesitará aliados por todo el mundo para mantener sus intereses.

En conclusión, el resultado de las próximas elecciones presidencias de EEUU no variará las líneas generales de EEUU en política exterior. Durante la campaña electoral podremos ver diferente retórica, pero, en realidad, las prioridades no cambiarán en un país cuyo interés estratégicos es mantener su hegemonía e influencia en el mundo.


Anuncios

Acerca de Rubén Ruiz Calleja

Alumnus of the College of Europe (Natolin) - Marie Skłodowska- Curie Promotion 2011-2012.
Esta entrada fue publicada en América. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s