EUMM Georgia: Una misión europea en la encrucijada geopolítica del Cáucaso

Autor: Rubén Ruiz Calleja

La situación geoestratégica de Georgia alimenta el interés de las potencias internacionales por este país, particularmente la Unión Europea, Rusia y los Estados Unidos. Sin embargo, la UE espera que Tbilisi siga dando pasos en su largo camino hacia Bruselas. Desde su independencia en 1991, las decisiones diplomáticas de Georgia han mostrado que esta nación del sur del Cáucaso está comprometida con la Unión: las relaciones UE-Georgia comenzaron en 1992 y se reforzaron a partir de la “Revolución de las Rosas” en 2003. Georgia dejó de pertenecer a la Comunidad de Estados Independientes (CEI), y hoy es parte de la Política Europea de Vecindad (PEV) y del Partenariado Oriental. Todas estas decisiones ilustran hacia dónde dirige su mirada esta república caucásica. Este compromiso es recíproco. Prueba de ello es la misión de observación civil de la Unión Europea (EUMM) en Georgia.

¿Por qué esta misión?

Misión de observación civil de la Unión Europea (EUMM) en Georgia

EUMM Georgia se aprobó el 15 de septiembre de 2008 y comenzó sus actividades el 1 de octubre como una misión civil en la que participan más de 200 observadores civiles de los Estados miembros de la UE con el fin de estabilizar la situación tras la guerra de agosto de 2008 entre Rusia y Georgia, en la que, como respuesta a una acción de las tropas georgianas en la región septentrional de Osetia del Sur para “restaurar el orden constitucional en la región”[1] según el Ministerio de Defensa de Georgia, Rusia intervino enviando sus tropas para defender la soberanía de Osetia del Sur y de Abjasia, ocupando alrededor del 20 % del territorio de Georgia. El 12 de agosto de 2008, el presidente ruso, Dmitri Medvédev, ordenó detener la operación afirmando que “ha conseguido su objetivo, restaurando la seguridad de las fuerzas de pacificación y de los civiles. El agresor ha sido castigado y ha sufrido enormes pérdidas”[2]. El mismo día, Medvédev se reunió con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien, al mismo tiempo, ostentaba la presidencia del Consejo de la UE, con el fin de llegar a un acuerdo sobre el fin del conflicto. Ambos líderes aprobaron un documento basado en seis puntos que asegurase la paz entre Georgia y Rusia, firmado posteriormente por el presidente de Georgia, Mijeíl Saakashvili. Este plan de paz constaba de los siguientes puntos:

  1. Renuncia al uso de la fuerza.
  2. Cese de todas las hostilidades.
  3. Libre acceso a la ayuda humanitaria.
  4. Retirada de las fuerzas armadas de Georgia a sus posiciones permanentes.
  5. Retirada de las fuerzas armadas de Rusia a la línea donde estaban emplazadas antes el comienzo del conflicto. Antes del establecimiento de mecanismos internacionales, las fuerzas de pacificación rusas tomarán medidas de seguridad adicionales.
  6. Establecimiento de un debate sobre el estatus futuro de Osetia del Sur y de Abjasia y acerca de los medios para asegurar una seguridad duradera.

El cumplimiento de este acuerdo es el objetivo de los observadores de EUMM Georgia, cuyo mandato, que se extiende a lo largo de todo el territorio de Georgia, es la “estabilización, normalización y fomento de la confianza, así como aportar información para el desarrollo de la política europea y contribuir al compromiso de la UE en la región.”[3] Las autoridades de Abjasia y de Osetia del Sur han negado hasta ahora el acceso de los observadores de EUMM a los territorios bajo su control, a pesar de que ambas regiones se encuentran dentro de las fronteras de Georgia reconocidas internacionalmente, con la excepción de Rusia, Venezuela, Nicaragua y tres territorios insulares en el Pacífico (Nauru, Vanuatu y Tuvalu), los únicos Estados del mundo que reconocen la “independencia” de Osetia del Sur y de Abjasia. La prevención del resurgimiento de un conflicto armado es uno de los principales objetivos de la misión, así como establecer y mantener la seguridad en las áreas adyacentes a las líneas fronterizas administrativas de Abjasia y Osetia del Sur, de forma que la población pueda cruzar dichas líneas sin temor ni obstáculos.

Tras el acuerdo inicial que pone fin a la guerra, Sarkozy y Medvédev pactaron el 8 de septiembre de 2008 la implementación de medidas adicionales como complemento al Acuerdo de seis puntos, según el cual Rusia retiraría todas sus fuerzas de pacificación de los cinco puestos de observación a lo largo de la línea desde Poti hasta Senaki en siete días desde la firma del acuerdo. Moscú también retiraría sus tropas de las zonas adyacentes a Osetia del Sur y Abjasia de vuelta a las posiciones donde estaban emplazadas antes del comienzo de las hostilidades en los diez días que siguen al despliegue de mecanismos internacionales en estas áreas, que incluyen, al menos, 200 observadores de la Unión Europea, no más tarde del 1 de octubre de 2008. Estas medidas también prevén el regreso de las fuerzas armadas georgianas a su emplazamiento inicial antes del 1 de octubre. Además, ambas partes acordaron que los observadores internacionales de Naciones Unidas en Georgia continuarían llevando a cabo su mandato en Abjasia, del mismo modo que los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en Osetia del Sur. El acuerdo establece, igualmente, que el 15 de octubre se daría comienzo en Ginebra a las discusiones internacionales para examinar las vías de garantizar la seguridad y la estabilidad en la región, resolviendo el asunto de los refugiados y desplazados sobre la base de los principios reconocidos internacionalmente.

La Unión Europea desplegó el 2 de septiembre de 2008 una misión exploratoria como preparación para una posible misión civil de la Política Europea de Seguridad y Defensa (PESD) en Georgia. Y precisamente, el gobierno de Georgia invitó a la UE el despliegue de una misión de observación en el país el 11 de septiembre. Por tanto, el Consejo de la UE adoptó el 15 de septiembre una acción común afirmando que el Acuerdo de seis puntos del 12 de agosto entre Rusia y Georgia con la mediación de la presidencia del Consejo de la UE, complementado por las medidas adicionales adoptadas, suponen la base para el proceso de estabilización. Según esta acción común, la misión debería comenzar no más tarde del 1 de octubre de 2008 y habría una estrecha coordinación con las Naciones Unidas y la OSCE. Mediante la misión, se garantizaría a largo plazo la estabilidad permanente en Georgia y en la región circundante; y a corto plazo, debería evitarse el resurgimiento de las hostilidades a través del cumplimiento del Acuerdo de seis puntos y las medidas de implementación adicionales.

En octubre de 2008, EUMM y el Ministerio del Interior de Georgia firmaron un Memorándum de Entendimiento (MoU) que aumenta la transparencia, establece restricciones en el equipamiento utilizado e indica las actividades de la policía georgiana en las áreas adyacentes. El siguiente MoU, entre EUMM y el Ministerio de Defensa de Georgia, de enero de 2009, enmendado en julio de 2010, limita el posicionamiento de las tropas y del equipo pesado de las fuerzas armadas de Georgia en las áreas adyacentes a las líneas fronterizas administrativas. Después de un año de misión, la extensión de EUMM Georgia se aprobó en la acción común del Consejo del 27 de julio de 2009, en la decisión del Consejo del 12 de agosto de 2010, del 12 de septiembre de 2011 y, por última vez hasta el momento, el 13 de septiembre de 2012, con validez hasta el 14 de septiembre de 2013.

Retos de cara al futuro

Aunque todavía no se ha dado por finalizada la misión EUMM Georgia, con la dificultad que ello conlleva para extraer conclusiones acerca del éxito de la misión, sí podemos, en cambio, analizar el desarrollo de EUMM y el compromiso de las partes con los acuerdos hasta el presente.

El gobierno de Georgia califica EUMM como un elemento fundamental para garantizar la seguridad y la estabilidad en las áreas adyacentes a Osetia del Sur y Abjasia. Los observadores europeos han estabilizado la situación tras la guerra, y el sentimiento de miedo entre la población a un resurgimiento de las hostilidades se ha reducido considerablemente. Aunque el equipamiento de EUMM es el adecuado, la limitada tecnología (por ejemplo, el excesivo tiempo que se necesita para conseguir fotos de satélite) representa un obstáculo. Los dos MoU han mejorado la transparencia de las actividades de la policía y de las fuerzas armadas de Georgia, contribuyendo a la estabilidad y a la seguridad. De la misma manera, los contactos de trabajo entre EUMM y las fuerzas de seguridad rusas tienen lugar en ambos escenarios. Sin embargo, la situación debe mejorar en lo que respecta al fomento de la confianza. El quinto punto del acuerdo inicial, que establece la retirada de las fuerzas armadas rusas a la línea en la que estaban emplazadas antes del conflicto, todavía no se ha implementado. Al contrario, después de firmar el acuerdo, Rusia lo violó ocupando territorios como Akhalgori y Kodori Gorge y, por tanto, más allá de las líneas fronterizas administrativas antes de la guerra. Rusia y las autoridades de facto en ambas regiones separatistas restringen el acceso de los observadores a estos territorios para supervisar la situación humanitaria y los derechos humanos, con la sola excepción de unas pocas visitas del Comité Internacional de la Cruz Roja. Tan sólo se permiten suministros a Osetia del Sur a través del túnel de Roki desde Rusia. Además, este túnel, el río Psou y las bases militares rusas cuyas fuerzas están desplegadas en Georgia, no están bajo mandato de EUMM para su supervisión.

EUMM Georgia – Observadores europeos ante tropas rusas

Rusia, aprovechando el poder que ostenta en organizaciones como las Naciones Unidas o la OSCE, provocó en 2009 el fin de la Misión de Observación de las Naciones Unidas en Georgia (UNOMIG), en Abjasia; así como de la misión de la OSCE en Osetia del Sur. Esta decisión de Rusia supone una violación del acuerdo de septiembre de 2008 por el que se tomaban medidas adicionales de implementación complementando el Acuerdo de seis puntos, puesto que Rusia había accedido a permitir a los observadores de la OSCE que regresaran a Osetia del Sur y a mantener la misión de Naciones Unidas en Abjasia. Por lo tanto, hay que destacar la importancia de esta misión de la Unión Europea como la responsable de la seguridad y estabilidad en estas áreas de conflicto, a pesar de que la eficacia de EUMM podría mejorar siempre y cuando las autoridades rusas retiren su bloqueo al acceso de los observadores europeos a Abjasia y Osetia del Sur. Rusia estableció una presencia militar en ambas regiones, desplegando nuevos sistemas de armamento donde no existían antes de la guerra de agosto de 2008. Todo ello, además del reconocimiento de la soberanía de ambas regiones por Rusia, con la consiguiente apertura de embajadas rusas en Tskhinvali y Sokhumi, representa una violación del acuerdo firmado por Rusia, Georgia y la Presidencia del Consejo de la UE.

Una misión europea en un área geoestratégica: entre Oriente y Occidente

La región del Cáucaso tiene un interés especial para los mercados energéticos. Debido a las frías relaciones entre Azerbaiyán y Armenia, Georgia es la única alternativa a Rusia para el paso de gasoductos y oleoductos desde los países ricos en recursos energéticos de la región del Mar Caspio (Azerbaiyán, Kazajstán y Turkmenistán) y, por tanto, recibe cuantiosos beneficios económicos por ser un país de tránsito para tales infraestructuras, como el gasoducto Bakú-Tbilisi-Erzurum o el proyecto Nabucco en un futuro. Rusia es consciente de la importancia de esta área geoestratégica entre el Caspio y el Mar Negro. Por ello, las intenciones de Moscú con una intervención en Georgia tan desproporcionada podrían haber sido el control de los gasoductos como consecuencia de un control sobre el país, estableciendo previamente un presidente pro ruso en Tbilisi y acabando con la soberanía georgiana sobre Abjasia y Osetia del Sur. Con la guerra de los cinco días, el Kremlin enviaba también un mensaje a Kiev con el fin de detener las ambiciones de Ucrania y de Georgia de integrarse en la OTAN, una organización que ya aparecía en las agendas de ambos gobiernos. Sin embargo, lo que hay detrás de todas estas acciones rusas es la necesidad de recuperar la influencia de Moscú en la antigua órbita soviética, no sólo por el sentimiento de humillación que se apoderó de los rusos tras la disolución de la Unión Soviética, sino por razones de seguridad. Rusia siente que debe mantener bajo control a los países de su vecindad para garantizar su seguridad. Es por eso por lo que cada acción de Occidente en la vecindad rusa será interpretada por el Kremlin como una amenaza contra sus intereses nacionales.

A pesar de todo, tanto Georgia como Rusia saben que no pueden ignorar sus relaciones bilaterales. Después de la guerra, las inversiones rusas en esta república caucásica alcanzaron un nivel récord en 2009. Además, Rusia es el quinto mayor socio comercial de Georgia, representando el quinto mayor exportador de productos a Georgia y también el noveno destino más importante de productos georgianos. No obstante, tal y como podemos observar, las relaciones comerciales no son suficientes para Moscú con el fin de influir en su Estado vecino. El Kremlin no duda en utilizar instrumentos de “poder duro” si Rusia estima que sus intereses nacionales podrían estar amenazados. La Unión Europea debería presionar a Rusia para permitir a los observadores europeos que controlen también las áreas de conflicto, lo que aumentaría la seguridad y la transparencia. Unas relaciones más estrechas en materia de seguridad y defensa entre la UE y Rusia, además de una mayor cooperación en la vecindad común debería hacer más flexibles las decisiones y acciones rusas en la región del Cáucaso.

Conclusión

Se han dado pasos en los objetivos de la misión de observación, aunque aún quedan importantes cuestiones por resolver. La efectividad de los observadores europeos no es óptima cuando no pueden operar en todo el territorio de Georgia, bloqueado por Rusia y las autoridades de facto en Osetia del Sur y Abjasia. Georgia no debería adoptar la retórica “con nosotros o contra nosotros” en el marco del conflicto, ya que no sería favorable de cara al final de la misión de la UE; y Rusia debería cumplir los acuerdos alcanzados en 2008 y permitir a los observadores europeos actuar en la totalidad del territorio georgiano.

Georgia, Rusia y las autoridades en Osetia del Sur y Abjasia deben entender que la Unión Europea, mediante esta misión, sólo puede promover un ambiente favorable para resolver la situación, pero las verdaderas soluciones y los pasos decisivos deben darlos las partes implicadas. El diálogo permanente con la población, con las comunidades locales y con las autoridades es crucial para mantener la confianza y mejorar las medidas y capacidades. La Unión Europea debe mostrar credibilidad a los ciudadanos georgianos de cara a su camino hacia un mayor acercamiento de Tbilisi a Bruselas. Las expectativas de la población georgiana son altas, ya que EUMM es un apoyo internacional clave en el país. Por tanto, los observadores europeos no deberían olvidar nunca que están trabajando a favor de la población. Europa no puede decepcionarles. La confianza de Georgia y de todos los georgianos como un país fundamental en la vecindad europea está en juego.

——————————————————————————————-

Referencias:

[3] http://www.eumm.eu/en/about_eumm

Este artículo fue publicado previamente en inglés en el Centre for International Initiatives con el título “EUMM Georgia: A Mission in the Caucasus Geopolitical Crossroads”: http://blogcim.wordpress.com/2013/02/11/eumm-georgia-a-mission-in-the-caucasus-geopolitical-crossroads/

Fuente de las imágenes:

http://eumm.eu/en/press_and_public_information/leaflets

Acerca de Rubén Ruiz Calleja

Alumnus of the College of Europe (Natolin) - Marie Skłodowska- Curie Promotion 2011-2012.
Esta entrada fue publicada en Seguridad y Defensa, Unión Europea. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EUMM Georgia: Una misión europea en la encrucijada geopolítica del Cáucaso

  1. George dijo:

    Geopolitica pura y dura. Interés en el Mar negro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s