Las ambiciones y el futuro de Irán: ¿Qué papel para Europa?

Autor: Rubén Ruiz Calleja

Se habla de que en 2011 comenzó un proceso que se suele conocer como “primavera árabe”. Sin embargo, fue precisamente en un país no árabe, Irán, en el que ya en 2009, tras las elecciones presidenciales, la población salió a las calles para protestar contra un resultado electoral considerado fraudulento. ¿Qué deparará la nueva cita electoral del 14 de junio de 2013?

Una historia de revoluciones

Torre Azadi en Teherán (Irán)

El 85% de participación en esas elecciones, los sondeos realizados a priori y la ausencia de observadores internacionales hizo cada vez más creíble la idea de que se produjera un fraude electoral en 2009. Además, se censuraron páginas web y medios de comunicación favorables a la oposición, se interrumpió el servicio de mensajes de móviles y se expulsaron varios equipos de televisión extranjeros. Los sondeos excluían la opción de una mayoría absoluta en la primera vuelta para el actual presidente, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad, que venció con un 63% de los votos, frente a un 32% del segundo más votado, el moderado Mir Husein Musavi, en el que muchos habían depositado grandes esperanzas de cambio, sobre todo los jóvenes, que representan el 70% de la población iraní. Ahmadineyad se convirtió en presidente con la promesa de distribuir más equitativamente la riqueza; sin embargo, no supo crearla y sus ambiciones imperialistas han descuidado la economía. Las presidenciales del 14 de junio de 2013 serán aprovechadas por los iraníes para dar un impulso a la denominada “Revolución Verde”.

Si algunos países de norte de África miran a Europa para ver allí el modelo democrático que desean seguir, Irán no tiene más que echar la vista atrás, a su propia historia. Ya a comienzos del siglo XX, un grupo de reformistas iraníes comenzó a movilizarse en las mezquitas y a pedir el estado de Derecho en su propio país. La dinastía Qajar intentó mantener el absolutismo, pero a finales de 1906 el shah capituló ante la presión popular y firmó una nueva constitución que establecía un poder judicial y legislativo independiente, que permaneció hasta 1920, cuando Reza Shah Pahlavi restableció un derecho arbitrario en Irán. La revolución de 1979 tan sólo llevó a una era de derecho clerical opresivo. Sin embargo, la tradición de un pasado democrático permanece.

Negociaciones Irán – Unión Europea

Irán cuenta con las terceras mayores reservas de petróleo del mundo y con las segundas de gas. Además, Irán representa el segundo mayor exportador de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Analizando las cifras que podría obtener Irán de sus recursos energéticos, no es difícil llegar a la conclusión de que cambiando las prioridades del gobierno iraní, este Estado podría ser uno de los más prósperos del mundo. El régimen iraní prefiere, a pesar de todo, hacer de la carrera nuclear su principal eje político.

Desde 1998, la Unión Europea e Irán han buscado las maneras de formalizar y estrechar las relaciones, ya sea intentando adoptar un acuerdo comercial y de cooperación, y un acuerdo para el diálogo político desde 2001 hasta 2005, o bien por medio de las conversaciones que se mantuvieron al mismo tiempo sobre derechos humanos, diálogo del que Irán se retiró en 2004. El deseo de la UE es profundizar en las relaciones con las autoridades iraníes en áreas donde quedan progresos por realizar: la actitud de Irán en el proceso de paz de Oriente Medio, la situación de los derechos humanos, el apoyo a movimientos terroristas, y la proliferación de armas de destrucción masiva.

Este proceso de diálogo se detuvo en 2005 debido a las actividades nucleares clandestinas en Irán y su rechazo a cooperar plenamente con el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA). El objetivo de la Unión Europea es llegar a un acuerdo negociado que restaure la confianza internacional en el programa nuclear iraní exclusivo para fines pacíficos, respetando el derecho de este país al uso pacífico de la energía nuclear bajo el Tratado de No Proliferación (TNP). La Unión Europea, por medio de la Alta Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, ha negociado con Irán el proceso de enriquecimiento de uranio iraní representando al grupo E 3+3 (Francia, Reino Unido, Alemania, Estados Unidos, Rusia y China) y llevando a cabo varias rondas de negociaciones en Estambul, Bagdad, Moscú y Almaty. Frente al programa de enriquecimiento de uranio de Irán, la UE ha impuesto a este país un embargo de armas, de materiales nucleares, restricciones en las transferencias financieras, la congelación de los bienes del banco central iraní dentro de la Unión Europea, y un embargo de las importaciones al petróleo de Irán a pesar de que existen Estados miembros de la UE que importaban cantidades considerables de crudo iraní, como Grecia, España o Italia.

Mezquita del Shah en Isfahan (Irán)

Las sanciones impuestas al régimen iraní se han hecho notar en el país persa desde el anuncio del embargo. Según datos de la Agencia Internacional de la Energía, los 2,5 millones diarios que Irán exportaba en 2011, se redujeron a 1,5 millones en mayo de 2012, lo cual significa una pérdida de 2.500 millones de dólares mensuales. Los Estados europeos afectados han tenido que buscar otros proveedores de petróleo para remplazar el iraní, por lo que sólo se han visto relativamente perjudicados, siendo el propio Irán el más afectado por la medida, al ser la Unión Europea el destino del 20% de sus exportaciones. Los abusos de los derechos humanos cometidos por las autoridades iraníes, especialmente tras las elecciones de 2009, también son un asunto principal sobre el que la UE muestra su preocupación y donde ha tomado medidas contra los responsables.

La prioridad política de Irán es continuar con el proceso de enriquecimiento de uranio con el fin de tener acceso a la energía nuclear y, con esta tecnología, poder, en cualquier momento, disponer de la capacidad de fabricar un arma nuclear con el objetivo de sentirse respetado ante la comunidad internacional. Encontramos, pues, razones psicológicas y de seguridad para llegar a tal fin. El complejo de inferioridad de Irán le hace sentir la urgente necesidad de dotarse de dicha tecnología para conseguir el respeto y el reconocimiento como potencia nuclear. Para ello, Irán necesita sentirse seguro, y un arma nuclear significa contar con el poder de disuasión hacia amenazas externas.

Irán: ¿una oportunidad para Europa?

Tener la política nuclear como prioridad le está causando a Irán descuidar la situación económica del país. Irán se verá obligado a realizar reformas económicas con el fin de luchar contra el alto nivel de desempleo que sufren los iraníes. Sin la ayuda de las inversiones de países occidentales, Irán no será capaz de salir por sí solo de la crisis. No bastan las inversiones rusas y chinas para Irán, un país con gran potencial de cara al futuro. Gracias a las reservas energéticas con la que cuenta y a través de unas relaciones estrechas con Estados Unidos y, especialmente por su cercanía geográfica, con la Unión Europea, Irán podría ser uno de los países más ricos del mundo y con los niveles más altos de desarrollo.

En conclusión, cuando Irán coopere con la Unión Europea, entre otras potencias, ante asuntos internacionales que afectan a toda la comunidad internacional, Irán dejará de ser considerado una amenaza para Occidente y será visto como una oportunidad que la Unión Europea no deberá dejar pasar por alto para llegar a futuros acuerdos energéticos. La diversificación de suministro energético es uno de los objetivos de la política energética de la UE. Rusia es un importante socio en esta materia, pero son posibles otras alternativas. Irán podría ser, por tanto, una de esas alternativas. La UE deberá pensar en Irán de cara al futuro. El proyecto Nabucco, cuyo gasoducto nacerá en el Mar Caspio, podría tener uno de sus puntos de origen en Irán, y no sólo en Turkmenistán o Azerbaiyán. Por lo tanto, con las acciones y reformas necesarias desde Teherán, Irán podrá convertirse en un importante socio para la Unión Europea.

——————————————————————————————-

Referencias:

Consejo de la Unión Europea, Factsheet: The European Union and Iran, Bruselas, 6 junio 2013. Disponible en:

http://www.consilium.europa.eu/uedocs/cms_data/docs/pressdata/EN/foraff/129724.pdf

Escribano, G., Las sanciones sobre Irán y su impacto en la economía mundial, Real Instituto Elcano, 23 julio 2012, Madrid. Disponible en:

http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/programas/energiacambioclimatico/publicaciones/comentario_escribano_sanciones_iran

Villarino, C., Un mundo en cambio, Icaria Editorial, noviembre 2009, Barcelona.

Fuente de las imágenes: Wikimedia Commons

Anuncios

Acerca de Rubén Ruiz Calleja

Alumnus of the College of Europe (Natolin) - Marie Skłodowska- Curie Promotion 2011-2012.
Esta entrada fue publicada en Islam y mundo árabe, Unión Europea y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las ambiciones y el futuro de Irán: ¿Qué papel para Europa?

  1. Pingback: Las ambiciones y el futuro de Irán: ¿Qué papel para Europa? | Infronteras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s