¿Puede ser España un modelo para la democratización del sur del Mediterráneo?

Autor: Rubén Ruiz Calleja

Pensar que manteniendo el statu quo en la vecindad sur con regímenes autoritarios conllevará beneficios económicos para Europa, tan sólo es una visión cortoplacista. Defender las reformas políticas y económicas traerá consecuencias positivas a largo plazo en la región y, por tanto, en las relaciones comerciales con la Unión Europea. La cuestión energética es fundamental en las relaciones bilaterales, así como la pesca, la agricultura y los productos textiles, no sólo para España, sino también para Francia e Italia, cuyas relaciones con el Norte de África son estrechas.

Plaza Tahrir en El Cairo (Egipto) / Wikimedia Commons

Plaza Tahrir en El Cairo (Egipto) / Wikimedia Commons

¿Por qué debería España liderar la política mediterránea de la UE? Principalmente porque este país cuenta con más opciones que otras naciones del sur de Europa para conseguir la legitimidad de los Estados de Oriente Medio y Norte de África (MENA). La inmigración con relación a Italia, y el bagaje negativo por motivos históricos de Francia en la región, reduce la legitimidad de ambos países como posibles mediadores. España mantiene tradicionalmente relaciones positivas con los países MENA y es considerado como un legítimo interlocutor capaz de mediar entre ambas riberas del Mediterráneo. Gracias a una propuesta española, se adoptó en la Conferencia Euro-Mediterránea de 1995 la Declaración de Barcelona con el fin de fortalecer el diálogo político y desarrollar la cooperación económica y financiera entre Europa y los países MENA. Desde 2011, año en el que comenzaron a caer regímenes dictatoriales de la región, España ha estado permanentemente comprometida con las transiciones hacia la democracia, estableciendo contactos directos entre las autoridades de estos Estados y españolas, organizando seminarios y conferencias para informar y asesorar con vistas a las perspectivas y a las posibilidades de progreso político, económico y social para estos países. España podría promover a nivel europeo algunas políticas para ayudar a crear pequeñas y medianas empresas en la región, lo cual contribuiría a incrementar la clase media.

Las experiencias de España durante su transición política pueden ser muy útiles para los vecinos del sur de Europa. Un ejemplo de ello puede ser la manera en la que ha cambiado el papel del ejército en España durante la transición política. Hoy en día, las Fuerzas Armadas son la institución que defiende la seguridad de toda la nación siempre al servicio de la Constitución Española. Hablar del desarrollo de las Fuerzas Armadas en las naciones MENA es, igualmente, una cuestión fundamental en la que se pueden implementar reformas. El papel de la región es importante entre la población, que en muchos casos está dentro de los debates políticos. Numerosas decisiones políticas se toman de acuerdo a reglas religiosas, por ejemplo en el caso de los Hermanos Musulmanes y organizaciones afines, lo cual provoca división en la sociedad. En España, a pesar de sus considerables diferencias, el papel de la religión ha estado y sigue estando en el debate social, por lo que puede ser otro asunto sobre el que compartir experiencias. La democracia no sólo significa celebrar elecciones. La democracia funcionará y un gobierno será considerado legítimo cuando los ciudadanos perciban que las autoridades trabajan para resolver sus problemas diarios. El consenso al que se llegó en España para aprobar la Ley para la Reforma Política y, más tarde, la Constitución, fue un éxito para la democracia. La unidad de las fuerzas políticas de un país es el factor clave para una transición política exitosa.

Después del Proceso de Barcelona y de la Unión para el Mediterráneo sin un éxito claro, Europa necesita una nueva perspectiva para su vecindad meridional. Cooperar con estos Estados no significa transferir fondos para solucionar todos los problemas. Es ésta, precisamente, la causa de buena parte de los problemas que sufren estas naciones, puesto que no existe transparencia acerca del uso del dinero transferido. Sin embargo, una posible solución a esta cuestión es un tema sensible para España y, en general, para la Unión Europea: la liberalización del comercio agrícola, un debate polémico sobre la Política Agrícola Común (PAC) de la Unión Europea.

Además de la proximidad geográfica existente entre España y los países de la ribera sur del Mediterráneo, es el hecho de compartir experiencias políticas similares lo que puede llevar a España a asumir el liderazgo en el proceso de democratización de la región y de cara a una política mediterránea de la UE más ambiciosa.

——————————————————————————————-

Este artículo fue publicado previamente en “Miradas de Internacional”:

http://www.miradasdeinternacional.com/2013/12/04/puede-ser-espana-un-modelo-para-la-democratizacion-del-sur-del-mediterraneo/

Anuncios

Acerca de Rubén Ruiz Calleja

Alumnus of the College of Europe (Natolin) - Marie Skłodowska- Curie Promotion 2011-2012.
Esta entrada fue publicada en Islam y mundo árabe, Unión Europea y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s