¿Por qué España y Polonia deberían liderar la Política Europea de Vecindad?

Autor: Rubén Ruiz Calleja

La europeización y la democratización fueron para España y Polonia dos caminos paralelos. Tras su adhesión a la Unión Europea, se convirtieron en dos de las naciones más comprometidas con el proceso de integración europea, promoviendo “más Europa”. España y Polonia, gracias a sus transiciones políticas pacíficas y a sus relaciones con los países que pertenecen al área de la Política Europea de Vecindad, deberían liderar una política más ambiciosa hacia la vecindad europea.

En Polonia, el sindicato polaco Solidarność (“Solidaridad”), fundado en 1980 bajo el liderazgo de Lech Wałęsa, dirigió al país en su proceso hacia las libertades democráticas y el libre mercado, con el apoyo de los Estados occidentales y de la Iglesia Católica. Las elecciones de junio de 1989 fueron el resultado de las negociaciones de la “Mesa Redonda”, que terminaron con la formación de un gobierno con Tadeusz Mazowiecki como Primer Ministro. Un año más tarde, Lech Wałęsa fue elegido Presidente de la República.

En España, tras la muerte de Francisco Franco en 1975 y con la consecuente caída de su régimen, la Jefatura de Estado fue transferida al Rey Juan Carlos I de España, el cual en 1976 nombró Presidente del Gobierno a Adolfo Suárez. Ambos representaron un papel fundamental en la transición española hacia la democracia. En 1976, se aprobó la Ley para la Reforma Política con el fin de convertir a España en un Estado democrático y llevando al sistema político “de la ley a la ley a través de la ley”, tal y como describió el Presidente del Parlamento, Torcuato Fernández-Miranda. Esta ley permitió la celebración de las elecciones generales de 1977, ganadas por el Presidente del Gobierno, Adolfo Suárez; y la aprobación de la Constitución en 1978 con el consenso de los partidos políticos.

Polonia y España persiguieron valores y principios comunes europeos durante sus transiciones políticas, por lo que, en ambas naciones, la europeización estaba directamente ligada a la democratización.

Sur y Este: dos dimensiones del corazón de Europa

Desde 2003 tienen lugar cumbres bilaterales anuales entre España y Polonia, dos Estados con un peso demográfico comparable, lo cual ha venido implicando un número similar de votos en el proceso de toma de decisiones, así como de eurodiputados. Con respecto a la economía, Polonia es el mayor socio comercial de España entre los nuevos miembros de la UE, un Estado que remplazó a España como el mayor receptor neto de fondos de la Unión tras la quinta ampliación. Además, Polonia ofrece importantes oportunidades para las empresas españolas, en particular en los sectores de la energía, infraestructuras o en la banca.

Euromaidan (2013), Kiev (Ucrania) / Wikimedia Commons

Euromaidan (2013), Kiev (Ucrania) / Wikimedia Commons

No sólo se debería producir un acercamiento en las relaciones bilaterales hispano – polacas, sino que ambas naciones deberían aprovechar esta relación para cooperar más intensamente con el fin mejorar algunas políticas en el marco de la UE, especialmente en lo que se refiere a la Política Europea de Vecindad (PEV). Teniendo en cuenta que Polonia y España han experimentado recientemente cambios políticos, económicos y sociales a lo largo de sus transiciones políticas hacia la democracia de forma pacífica, estos ejemplos de democratización podrían ser considerados como modelo a seguir por parte de otros Estados en la vecindad oriental y meridional de Europa. A pesar de que existen diferencias considerables entre ambas regiones y sus procesos de reformas, Polonia y España podrían colaborar más estrechamente, compartiendo experiencias y proponiendo alternativas para implementar en la PEV.

Las diferencias entre las dimensiones oriental y meridional de la PEV son numerosas. El “poder blando” europeo es más fácil que tenga éxito en el caso de la Asociación Oriental que en los países vecinos del sur. La adopción de las necesarias reformas democráticas por parte de los Estados vecinos llevará a una aproximación a la Unión Europea. En el caso de la vecindad oriental, la adhesión a largo plazo es una oferta que la UE puede proponerles en algunos casos, lo cual no es posible para los países de la ribera sur del Mediterráneo. En lo que concierne al sur, Europa tan sólo puede llegar a acuerdos puntuales a cambio de reformas, tales como intercambios comerciales (agricultura, por ejemplo), o acuerdos para la facilitación o la liberalización de visados para algunos Estados.

Europa debe comprender que los mayores riesgos para la seguridad de la UE proceden del sur del Mediterráneo, particularmente del Sahel. Los países del norte de África tienen que hacer frente a los riesgos y amenazas provenientes de esa región. Por ello, es de interés de la UE ayudar a países de Oriente Medio y Norte de África (MENA) con el fin de que garanticen la seguridad y la estabilidad en la región. Desafortunadamente, podemos percibir en Europa una falta de interés por la región mediterránea o la falta de conocimiento de los riesgos que podrían emerger del sur si no existe una política europea clara y coherente con respecto al Mediterráneo. El nivel de inversión europea en la región es mucho menor que la inversión estadounidense en América Central, o las inversiones japonesas en Asia. La UE tan sólo invierte en la región mediterránea un 2% de su presupuesto, mientras que Estados Unidos y Japón dedican alrededor de un 20% en sus respectivas áreas de influencia.

Hay que ser conscientes de lo que se puede hacer o no en el Este y en el Sur, pero una cooperación más estrecha entre Polonia y España en el marco de la política de vecindad de la Unión Europea sería fructífero para la democratización de la vecindad europea y, particularmente, en el caso de los países orientales, también para su europeización.

Plaza Tahrir (2011), El Cairo (Egipto) / Wikimedia Commons

Plaza Tahrir (2011), El Cairo (Egipto) / Wikimedia Commons

Aunque las realidades políticas en el sur y en el este no son similares, la PEV debería ser más ambiciosa en la vecindad meridional. La Asociación Oriental, con puntos más específicos, conlleva compromiso y reformas en la vecindad oriental. Las iniciativas amplias y a largo plazo de la Unión para el Mediterráneo no son atractivas para los Estados mediterráneos del sur. La creación de una “Asociación Meridional” con propuestas claras y específicas, y con hojas de ruta claras podrían resultar beneficiosos para ambas partes.

Polonia y España cuentan con experiencias suficientes para compartir de forma bilateral y con respecto a los países de su vecindad. Una financiación apropiada para la PEV es fundamental si Europa quiere contribuir al desarrollo de su vecindad, lo que al mismo tiempo significa garantizar los intereses de seguridad de la Unión Europea. La condicionalidad positiva, “más por más”, podría no funcionar en todos los casos. La condicionalidad negativa, “menos por menos”, podría ser útil en casos en los que Europa quiere enviar un mensaje político a algunos países específicos, especialmente en la vecindad del sur. En tal caso, Europa podría apoyar con más inversión, con más comercio, transfiriendo conocimiento, o mediante proyectos que pueden realizarse en común, así como ventajas comerciales. España es consciente de la importancia de la vecindad meridional para toda la UE, así como Polonia respecto del Este.

Un mayor diálogo entre Madrid y Varsovia sería útil para proponer alternativas y mejoras en la democratización de su vecindad y facilitaría la coherencia en sus propuestas. Las similitudes entre las transiciones en España y Polonia, y el papel mediador que adoptan para tratar con sus vecinos, sitúan a estos países en la mejor posición para promover una política europea de vecindad más ambiciosa.

Anuncios

Acerca de Rubén Ruiz Calleja

Alumnus of the College of Europe (Natolin) - Marie Skłodowska- Curie Promotion 2011-2012.
Esta entrada fue publicada en Unión Europea y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s