Adolfo Suárez y Europa

Autor: Rubén Ruiz Calleja

Cuando se habla de Adolfo Suárez, varias palabras nos vienen a la cabeza: transición, democracia, consenso, Constitución, etc. Pero no se nos debe olvidar un término que cuenta con un papel fundamental durante la Presidencia de Adolfo Suárez: Europa.

El 26 de julio de 1977, poco más de un mes después de las primeras elecciones democráticas, el Presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, firma la famosa carta que su Ministro de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, envía a Henri Simonet, Presidente del Consejo de Ministros de las Comunidades Europeas, solicitando oficialmente la apertura de negociaciones para la integración de España en estas Comunidades, es decir, en la Comunidad Económica Europea (CEE), en la Comunidad Económica del Carbón y del Acero (CECA) y en la Comunidad Europea de la Energía Atómica (CEEA o EURATOM). Además, cabe destacar un hecho que no había sucedido en otros Estados miembros: esta solicitud se produce con el acuerdo unánime de los diferentes partidos políticos.

Adolfo Suárez, Presidente del Gobierno de España, con Roy Jenkins, Presidente de la Comisión Europea, durante las negociaciones de adhesión de España a la CEE

Adolfo Suárez, Presidente del Gobierno de España, con Roy Jenkins, Presidente de la Comisión Europea, durante las negociaciones de adhesión de España a la CEE

En una rueda de prensa en 1977 en Bruselas, Suárez se muestra convencido de que la entrada de nuevos miembros en la CEE comporta “la intención de fortalecer al máximo la unidad europea”. Asimismo, asegura que “España tiene vocación europea porque España es Europa, y España, al solicitar su adhesión al Mercado Común, lo que quiere es también aportar toda su colaboración a la construcción de una Europa más sólida, más justa y más solidaria”.

A pesar de la buena acogida que tiene la solicitud española en la mayoría de los Estados miembros, la apertura formal de negociaciones para la adhesión no se produce hasta el 5 de febrero de 1979. Las negociaciones no son fáciles. Lograr el acuerdo de los nueve Estados miembros requiere una gran labor negociadora por parte de la diplomacia española. Algunos países consideran que España se aprovecharía de la libre circulación de la mano de obra a través del territorio comunitario, por lo que la adhesión española a la CEE les causa cierta preocupación. Sin embargo, Suárez deja claro en Bruselas que percibe la libre circulación como un derecho de todos los trabajadores de la Europa comunitaria, y que España no lo contempla como finalidad para exportar mano de obra. Además, manifiesta que intentará que ningún trabajador español tenga la necesidad de salir de España para trabajar en el extranjero, aunque sí que lo puedan hacer aquéllos que lo hagan por su libre voluntad.

De cara a la apertura de negociaciones tras la solicitud española y buscando apoyos en los Estados miembros para la adhesión de España, el Presidente Suárez realiza su gira por la Europa comunitaria basándola en algunos puntos fundamentales: el establecimiento de un calendario negociador razonable, la ausencia de condiciones previas durante estas negociaciones, la cooperación española en las modificaciones de la Política Agrícola Común (PAC), así como la aceptación de un periodo transitorio amplio. Marcelino Oreja considera un éxito el viaje de Suárez por las capitales europeas, aunque añade que algunos medios de comunicación hayan restado importancia a la gira. Durante las negociaciones de adhesión, Francia supondría el mayor obstáculo para la integración española, al percibir este país en la competitiva agricultura e industria españolas un riesgo para sus intereses nacionales.

No sólo la solicitud de adhesión de España a la CEE y la apertura de negociaciones fueron éxitos del Gobierno de Adolfo Suárez, sino también la adhesión de España al Consejo de Europa el 24 de noviembre de 1977, la organización defensora de los derechos humanos.

 Tal y como afirma Marcelino Oreja, Europa respetaba y admiraba a Adolfo Suárez “por su contribución a la consolidación de la democracia en España.” Gracias a ello, hoy podemos decir que España no sólo está plenamente integrada en la Unión Europea, sino que es una de las naciones más europeístas y uno de los motores de este proceso de integración. El Gobierno de Adolfo Suárez puso la primera piedra. Gracias, Presidente.

——————————————————————————————-

Referencias:

http://www.cvce.eu/obj/conferencia_de_prensa_de_adolfo_suarez_gonzalez_los_desafios_de_la_integracion_de_espana_en_las_comunidades_europeas_bruselas_1977-es-baf4e36b-9007-4762-9188-66fab1e4ccf5.html

http://www.cronicavirtualeconomia.com/cyr_nueva/pdf/revista21.pdf

Fuente de la imagen:

http://www.cvce.eu/obj/roy_jenkins_y_adolfo_suarez_gonzalez-es-a2e134e0-5090-4811-8133-6cc92def24c2.html

Anuncios

Acerca de Rubén Ruiz Calleja

Alumnus of the College of Europe (Natolin) - Marie Skłodowska- Curie Promotion 2011-2012.
Esta entrada fue publicada en Unión Europea y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s