Refugiados: responsabilidad y desafío para Europa

[Publicado previamente como tribuna de opinión en Diario La Rioja]

Parece evidente afirmar que a los problemas que afectan a todos los europeos hay que enfrentarse mediante la respuesta conjunta de todos los Estados de la Unión Europea. Pero no es tan fácil ponerlo en práctica. La actual crisis de refugiados y sus consecuencias muestran el coste para Europa de la ausencia de una respuesta europea. La inmensa mayoría de líderes europeos acepta y desea una solución común; otros se muestran reticentes a asumir dicho papel. Estamos ante una compleja situación, desde luego. Por ello, nuestra respuesta tiene que ser clara y debe sentar precedentes para el futuro.

La ausencia de decisiones a nivel europeo venía ya dada puesto que desde algunas partes de Europa se percibían las oleadas migratorias como una cuestión que sólo concernía a los países del sur. Obviamente, estaban equivocados, puesto que cualquier persona que entre en el espacio Schengen puede moverse libremente por todo su territorio. La cuestión es, por tanto, europea, de todos. Y países como España e Italia lo han venido repitiendo, con razón, durante los últimos años.

Refugees registration hotspot in Lesbos (Greece) / Audiovisual Services of the European Commission

Registro de refugiados en Lesbos (Grecia) / Servicios audiovisuales de la Comisión Europea

La guerra en Siria está provocando un importante aumento de personas que piden asilo en Europa, que se unen a inmigrantes procedentes de Afganistán, Eritrea, Iraq, Nigeria, entre otros países. Entre enero y septiembre de este año, más de 710.000 migrantes han llegado a la Unión Europea, según la agencia responsable del control de las fronteras exteriores de la UE. ¿Cómo responder ante esta crisis migratoria? Es preciso diferenciar entre los inmigrantes irregulares que llegan a nuestras fronteras por motivos económicos, de los refugiados que huyen de guerras y del terror en busca de protección internacional. La solidaridad es uno de los valores fundamentales de la Unión Europea, pero también hay que evitar el “efecto llamada” dejando claro que no es posible acoger a todos los refugiados. Las respuestas a ambas situaciones deben ser diferentes, y así están actuando las instituciones europeas. Por un lado, se están reforzando las fronteras exteriores frente a la inmigración ilegal, firmando acuerdos de readmisión y fortaleciendo el papel de Frontex. Y por otro lado, la Comisión Europea ha propuesto la reubicación de 160.000 refugiados por toda la Unión Europea.

El Presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, ha destacado recientemente que Europa es un continente que, durante su historia, ha sido testigo del éxodo de millones de europeos que huían de persecuciones políticas y religiosas, y que escapaban de guerras y opresión. También es cierto que Europa se enfrenta a la mayor crisis migratoria desde la Segunda Guerra Mundial, que provocó 60 millones de refugiados. Pero eso no es todo. Deportaciones de judíos, sintis y romaníes en la Alemania nazi; españoles huyendo durante y tras la guerra civil española; húngaros escapando a Austria tras la intervención soviética para aplastar la revolución húngara de 1956; checos y eslovacos exiliándose tras la represión de la Primavera de Praga de 1968; y miles de personas huyendo de las guerras en Yugoslavia. Además, 20 millones de personas de ascendencia polaca no viven en Polonia, 33 millones de ciudadanos de Estados Unidos son de origen irlandés y 46 millones de ascendencia alemana. Tan sólo es una muestra de que el pueblo europeo ha protagonizado innumerables movimientos migratorios, por lo que ahora debe responder adecuadamente, de acuerdo a la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de Ginebra de 1951, ante la petición de protección internacional en la medida de la capacidad de acogida de los países europeos.

La Comisión Europea lanzó en mayo la Agenda Europea de Migración, un importante paso hacia la creación de la tan ansiada política migratoria común. El ejecutivo comunitario, además de la reubicación de un total de 160.000 refugiados estableciendo cuotas por países para asistir a Italia, Grecia y Hungría con las peticiones de asilo, propuso la elaboración de una lista de países seguros de origen para que los ciudadanos de esos países puedan ser devueltos si buscan asilo en la UE. También apostó por un mecanismo de reubicación permanente con cuotas nacionales, una medida que no ha sido apoyada por la mayoría de los Estados y que, de momento, tan sólo tendrá carácter voluntario. Aunque los Estados europeos no han sido tan ambiciosos como la Comisión Europea, los acuerdos significan un paso adelante hacia una política migratoria europea.

En el Consejo Europeo del pasado 15 de octubre, los líderes europeos otorgaron a la Comisión Europea un mandato para negociar con Turquía un acuerdo según el cual este país acepte quedarse con los dos millones de sirios con los que cuenta actualmente, a la vez que controla sus costas de forma que evite salidas de inmigrantes hacia Europa. Igualmente, también se pretende incluir a Turquía en la lista de países seguros para poder retornar a los migrantes que han salido de territorio turco. A cambio, además de una cantidad económica considerable, Ankara pedirá acelerar el proceso de liberalización de visados y avanzar en las negociaciones para la adhesión turca a la UE.

El conflicto sirio y el consecuente aumento en la llegada de refugiados a Europa nos ha vuelto a recordar que no hay tiempo que perder y que debemos anticiparnos a las crisis a través de mecanismos comunes, ya que unidos somos siempre más fuertes. El Presidente Juncker hizo un llamamiento a que unamos fuerzas y mejoremos nuestra Unión, puesto que, como afirmó en el Parlamento Europeo, “no hay suficiente Europa en esta Unión Europea, ni hay suficiente unión en esta Unión Europea”.

Autor: Rubén Ruiz Calleja

————————————————–

Artículo publicado previamente como tribuna de opinión en el Diario La Rioja el día 19 de octubre de 2015, página 20. 

Anuncios

Acerca de Rubén Ruiz Calleja

Alumnus of the College of Europe (Natolin) - Marie Skłodowska- Curie Promotion 2011-2012.
Esta entrada fue publicada en Internacional, Unión Europea y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s